Sueño y calidad de vida

Algo natural y fundamental para la vida y nuestro bienestar, ¡dormir bien y tener un descanso reparador!

Las alteraciones en el sueño y el insomnio son situaciones que escucho casi a diario en la consulta y la mayoría de ellas están vinculadas a falta de buenos hábitos nocturnos.

¡Hay  hábitos que ayudan a dormir mejor y tener una buena calidad de sueño!

Gestionar la última hora de la noche es importante para la calidad del sueño y del día siguiente. Lo ideal y saludable es dormir entre 7 horas y media y 8 cada noche.

Hábitos e ideas prácticas para dormir mejor y tener un sueño de calidad: 

1) Dejar anotadas en papel o donde acostumbres, los pendientes del día, y las tareas del día siguiente, para que no vayan a dormir contigo.

2) Desde al menos una hora antes de irte a dormir, ¡dispositivos electrónicos lejos! (celular, tablet, TV y demás).

3) Cenar temprano y liviano, al menos 1 o 2 horas antes de acostarte.

4) Una ducha o baño relajante, ¡a mi me encantan los baños de pies con esencias!

5) Tomar un té de hierbas.

6) Realizar una meditación, practicar respiración consciente.

7) Hacerte un masaje  en pies y/o  manos.

8) Leer un libro.

9) Estirar el cuerpo, conectar con él antes de irte a dormir, ¡reconocer cómo está y estás! 

¡Te invito a probarlas!

Algunos datos interesantes…

Los investigadores han confirmado que la luz azul que emiten los dispositivos electrónicos reduce nuestros niveles de melatonina. La melatonina es una hormona, producida por la glándula pineal,  que avisa al organismo de que necesita dormir. La luz de los dispositivos digitales activa las células ganglionares  fotorreceptoras, que limitan la producción de melatonina, lo que afecta negativamente el ritmo circadiano y perjudica el sueño.

La glándula pituitaria que produce somatotropina, la hormona del crecimiento, también conocida como HGH, una hormona que es importante para que los tejidos del cuerpo se mantengan sanos, el metabolismo funciones y se incremente la esperanza de vida. Cuando aumenta el nivel de HGH, mejora el estado de ánimo y la cognición, aumentan los niveles de energía y la masa muscular magra.

Lo más importante  es que, aunque el ejercicio libera la hormona del crecimiento, el 75 por ciento de la producción de HGH sucede… ¡mientras dormimos!

Dormir mal o pocas horas acorta la vida y la calidad de la misma.

¡Mantener una rutina nocturna saludable es un excelente hábito para vivir sanamente!


Virginia Soanes – Reflexóloga

Otros articulos que te pueden interesar: